Estoy segura de que todas ya habéis oído o leído mucho sobre el cuerpo real y todos sus cambios tanto durante el embarazo y el posparto. Voy a hacer hincapié, porque aunque por suerte, las cosas van cambiando y los tabús se van dejando fuera. Seguimos siendo bombardeadas por los estereotipos y la presión social de la belleza que cada día esta tan presente.

Durante el embarazo; se engorda, no siempre, pero lo normal es que sea así, nos salen varices, se nos hinchan los pies, nos salen manchas…. Todo acompañado, a que cuanto más pasa el tiempo te vas sintiendo más torpe, más incómoda para dormir y hasta para levantarte y sentarte en una silla, pasando más tiempo en el baño que de costumbre. Pero no debemos olvidar que tenemos el pelo mejor y más brillante, la piel más bonita y un brillo especial ( o eso, con suerte, te suelen decir) pero tú solo estas pensando en comerte un kilo de chocolate e irte a dormir toda la noche sin tener que levantarte.

Pues bien, sin olvidarnos que luego está el posparto, un nuevo período, que cuanto menos sencillo, y piensas (aunque sabes que no es real) en cuanto de a luz, voy a quedarme como estaba! Pues bien, eso no va a pasar, o no va a pasar de manera inminente. Es cierto, que parte de ese peso que cogiste queda en el hospital, pero tú cuerpo ha sufrido muchos cambios muy drásticos, así que tranquila, ya volverás a sentirte mejor. Vas a sangrar, vas a estar muy cansada, tendrás molestias que te cueste saber de qué son, te dolerá el pecho….Acordaros, de que es una etapa llena de novedades donde las hormonas juegan un papel importante y devastador para nosotras.

Ante todo esto ¿qué se puede hacer? Ser conscientes, realistas, hablarlo y normalizarlo, llorarlo si lo necesitas, y saber que forma parte de la maternidad. Date tiempo, intenta tener paciencia porque todo llega y si no llega como tú esperabas, porque siempre hay cosas que te recuerdan a que estuviste embarazada (alguna mancha, esa celulitis, bienvenidas las ojeras o algún kilo de más) acuérdate de que eres madre y que la perfección no existe. No te pongas objetivos que te generen angustia, tú cuerpo no tarda ni días ni semanas. Piensa que se tiene que ir recolocando y adaptándose a tanta novedad. Poco a poco, te irás sintiendo con energía para hacer esas cosas que antes hacías y que al principio no sabes ni donde encajar en tú frenética vida de mamá. Ya tendrás tiempo de hacer ejercicio, caminar, volver a la vida social y laboral; pero te tienes que sentir preparada para que eso no te desborde.

El día que tú emocionalmente de sientas con fuerzas y con ganas llegara todo lo que buscas pero sobretodo llegaras a verte y a volver a sentirte estupenda pero para ello aprenderás a asumir todos esos cambios que te simplemente te hacen singular. Para ello, tienes que vivirlo de una manera que tú valores positiva para ti. Es decir, si necesitas llorar, llora; si necesitas estar sola, hazlo; si necesitas gritar, grita… Mira para otro lado, intenta no escuchar esos comentarios que sabes que no te benefician o bien, intenta reírte de ellos….

Estas viviendo una etapa, con muchos cambios físicos , pero también emocionales, tú vida a dado un giro de 360grados en muchos ámbitos. No dejes que tu precioso aspecto de mamá, con tus varices, tus kilos, tú pecho desproporcionado, tus cicatrices, tú celulitis…. Unido a sentimientos de pena, de culpa y de angustia, se apoderen de ti.

La belleza está donde tú quieres que esté, ¿qué no es tu mejor época (estas pensando)? Ya, y qué? Ya lo será y la disfrutarás!! Será una época apasionante e enriquecedora si tú quieres.

Recuerda que el día que tú te veas bien, el resto también lo hará, no lo olvides.

Respira, piensa, busca apoyos si lo necesitas, pero no permitas que toda esa fachada, te impida disfruta de tu bebé. Aprende a quererte, a reírte de los comentarios que no te aportan nada, porque él o ella te ve no solo preciosa, sino como la mujer más hermosa y especial de su vida.

Emma Villar.

¿ DÓNDE HA QUEDADO MI CUERPO?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *